Hay un tiempo nuevo que empieza
y yo sé que te va a sorprender,
navegando por mares de letras
mil países podrás conocer.
Laberintos de colores
que te lleven a soñar,
aprendiendo y creciendo juntos,
cosas nuevas descubrirás.
Será tan bella esta aventura de crecer,
un largo camino por recorrer.
Dame la mano y al caminar
seremos uno, pura amistad.
No tengas miedo vámonos ya,
que el sol ya sale y no se deja esperar.


"Laberintos de colores" de Andrea Mosconi.

Seguidores

lunes, 9 de enero de 2012

PROYECTO SOBRE LA CONFECCIÓN DE UN CANCIONERO.

RECORDEMOS QUE:    


Un proyecto: plantea una situación didáctica en la cual alumnos y docentes se encuentran comprometidos
en torno a un propósito y un producto final. Las acciones que se proponen guardan entre sí
relaciones necesarias y cobran sentido a partir de aquello que desean producir. 

Este proyecto en particular será de larga duración, propuesto por Escuelas del Bicentenario, basado en ideas realizadas en la escuela Martín Buber de la Ciudad de Bs.As.





Destinatarios: 1er. grado
Frecuencia mínima: no menos de dos veces a la semana.
Modalidad organizativa:   proyecto
Introducción:



La propuesta consiste en producir un cancionero que recopile:

canciones regionales (populares y de autores).

canciones de María Elena Walsh, elegidas por los niños.


También podría grabarse en un CD o cassette las canciones que forman parte del
cancionero “en papel”.
El cancionero producido podría estar destinado a niños de otras regiones y dejar un
ejemplar para la biblioteca de la escuela y la comunidad.
Los alumnos a medida que avancen en la frecuentación de canciones podrán:

Encontrarse con la forma escrita de la canción.

Reconocer ciertos recursos propios de un autor.

Leer con diversos propósitos.

Identificar la distribución gráfica del texto poético y diferenciarla de la
correspondiente a los textos en prosa.

Intercambiar con el docente y los compañeros acerca del sentido de las
canciones.

Seguir la lectura de una canción mientras es interpretada por un cantante y
resolver diferentes desafíos de comprensión.

Seguir la lectura de una canción mientras es interpretada y reflexionar acerca
de la correspondencia entre el texto oralizado y el texto escrito.

Dictar y revisar un texto elaborado colectivamente.

Revisar la adecuación de la tarea.

Escribir una parte de una canción.

Transcribir canciones.


Las propuestas que siguen son más fértiles si “viven” en la clase por cierto
tiempo. No es la intención que cada propuesta dure un día, volver a las canciones
una y otra vez ayudará a los niños a poder leer mejor.
Esta secuencia consta de situaciones de escritura y lectura, para lograr una
mejor comunicación se optó por listarlas por separado aunque el propósito es
reorganizar con cada maestro las diversas situaciones, no es el propósito realizar
primero unas para comenzar luego con las otras.



Entrar en tema:


☺   Listar canciones conocidas:


Registrar por escrito las canciones que van cantando y aprendiendo para saber
cuántas y cuáles son. Los niños —en primera instancia— escriben en sus cuadernos
aquellas canciones que son sus preferidas, las más conocidas, las más accesibles,
etcétera.
Esta situación tiene como intención dar un espacio de escritura individual y
conocer las preferencias. Puede ser que los niños no recuerden el título y escriban un
fragmento de la canción que recuerdan. En este momento cada uno escribe como
puede “de la mejor manera que puede”. En una segunda instancia, le dictan al
maestro la lista de canciones, que queda escrita y expuesta en el aula en un papel
afiche. Se irán agregando los títulos de las nuevas canciones, nombres que serán
utilizados como formas fijas.

Hacer un “ranking” de las canciones más conocidas por todos.

De la lista realizada podría quedar una más acotada con aquellas canciones que
“todos saben de memoria”.


Leer y cantar canciones conocidas por los niños
Comenzar a cantar una canción que el maestro elige con sus niños.
Puede seleccionar una que a él personalmente le guste, en ese caso sería
conveniente seleccionar una canción que contenga un estribillo pegadizo que permita
a los niños rápidamente incorporarse al canto.
Traer distintos cancioneros para explorarlos para buscar canciones
conocidas: “¿Dónde esta la canción que se llama la vaca estudiosa?

En este cancionero habrá canciones de María Elena Walsh.
Lean alguna canción que les guste.
En esta situación se puede reflexionar sobre el portador: índice, título,
nombres de autores e intérpretes; los distintos formatos. En CD, en cassette, en
un libro o revista (¿qué se repite? ¿qué diferencias hay?).

Leer para verificar si es la canción buscada.
Cada uno con un ejemplar de una canción —es importante que en la copia esté
escrito el titulo, el autor y en caso de escucharla también podría estar el nombre
del intérprete— cantarlas siguiendo el texto.
En ocasiones esta situación es para que cada uno la cante y verifique “si esta
escrito lo que ellos conocen de la canción” otras escuchan una grabación e
intentan seguir al tiempo que es escuchada. En esta última oportunidad, podría
estar la canción escrita en un afiche y luego de escucharla plantear, por ejemplo,
para la canción, "Que llueva, que llueva” (En: Walsh, M.E. Versos Tradicionales
para Cebollitas. Alfaguara. Pág. 46):

Cantarla sin señalamientos
Cantarla con señalamientos
Localizar dónde dice chaparrón
Localizar dónde dice cueva
Localizar dónde dice cantan

El objetivo central de la intervención del docente es generar la reflexión en torno
a las argumentaciones que se suscitan. Esta situación se puede reiterar
especialmente con canciones que los niños sepan de memoria, como: canciones
populares, nanas, aquellas que aprendieron en el jardín (“Feliz cumpleaños”, La
farolera”, “duérmete mi niño”), entre otras.

Escuchar una canción y leer dónde dice.

En parejas con una copia de una canción conocida.

En esta situación se propone cantar una canción, después se entrega la letra impresa
por pareja de niños para identificar en el texto algunas cuestiones, por ejemplo:

Contar de qué canción se trata y solicitar que localicen donde dice.
Seguir la canción como lo han realizado otras veces.
Interrumpir la audición en un momento sorpresivo y que los alumnos
identifiquen la parte del texto de la canción que corresponde a la
interrupción.
Se escuchan las respuestas de algunos niños pidiéndoles que las justifiquen. El
docente permite y guía el intercambio de opiniones: “¿Cuántas veces se repite el título en la canción, dónde dice...? ¿Está escrito
el nombre del autor? ¿Dónde? ¿Cómo se llama?”


¿Cuál es cuál?

Cada niño o grupo de niños tiene tres canciones. Por ejemplo: copias de tres letras
de canciones de M. E. Walsh: “Canción para tomar el té”, “Canción del Jardinero”,
“Canción del Jacarandá”. El docente propone:
“¿Cuál de estas tres (canciones) es “Canción del Jardinero”?
Luego, solicita justificaciones de las respuestas de los niños, sean
estas erróneas o no.

Leer para ordenar una canción conocida.

Primero se plantea escuchar una canción y cantarla. Posteriormente, el docente
reparte a cada uno la canción con las estrofas desordenadas, de modo que
escuchando nuevamente la canción deberán ordenarla. Para facilitar la tarea, es
conveniente seleccionar canciones que tengan una secuencia lógica temporal. Por
ejemplo, “Manuelita, la tortuga” o “El brujito de Gulubú”.

Incluir espacios en blanco (palabras o expresiones) para identificar qué
falta y completar.

Comparar e identificar versiones: autores e intérpretes.

Se trata de identificar fragmentos diferentes entre versiones, por ejemplo de
canciones de María Elena Walsh, cuya versión es la que se toma como referencia para
la escritura de las canciones, y las transformaciones de la letra que en algunos casos
realizan sus intérpretes.

Dictar, transcribir y anotar canciones

Dictar una canción conocida al maestro.
El docente remite a los niños a la lista de canciones que van confeccionando con el
propósito de leerlas y tomar una, que saben de memoria, para incluirla en el
cancionero. La propuesta es dictársela al maestro para que quede registrada.
Deciden hacerlo en un papel afiche, que pueda ser leído por todos, para retomarla
en sucesivos días. Durante la escritura se retoman las intervenciones respecto del
dictado al maestro. Será importante retomar lo escrito otro día para verificar si esta
terminada la canción, para localizar “dónde dice”, para poner título y autor, si no lo
hubieran puesto.

Escribir por sí mismo.

Cada niño escribe su canción preferida o parte de ella.

Escribir de a dos.

Se reparte a cada pareja una fotocopia con dos canciones breves conocidas. Se
explica a los niños que deben elegir la que más le guste para incluir en el cancionero
y luego copiarla alternándose en la escritura.

Dictar a un compañero.

Cada niño selecciona una canción que le guste y se la dicta a un compañero. Si la
canción es muy larga puede seleccionar una parte. Se podría hacer en la sala de
informática.

Escribir por sí mismo una parte —por ejemplo el estribillo— muy conocida
de una canción.

Para ello, se canta la canción y se la evocarla tantas veces como sea necesario. Cada
niño recibe una fotocopia con la letra sin el estribillo para completarlo. Luego, se
escucha la canción para que cada uno verifique lo que escribió.

Desgrabar parte de una canción por dictado al maestro.

Leer y escribir los nombres de las canciones conocidas.

En esta situación se cantar dos canciones. Posteriormente, se reparten las fotocopias
de sus letras pero sin incluir los títulos. Entonces, los alumnos tendrán que descubrir
cuál es cuál para escribir el título de cada una.

Escribir una parte que falta de una canción.

Se entrega a cada pareja la letra de una canción incompleta por lo tanto hay que
reponer lo que falta en el texto. Quienes tengan dudas, podrán consultar con su
versión sonora.








Canciones de María Elena Walsh

Para plantear situaciones de lectura, escritura y comentario en torno a las canciones
de María Elena Walsh se propone:

Mesa exploratoria: María Elena Walsh entre otros autores:

Preparar en el aula, en la biblioteca o en otro espacio que el maestro
considere adecuado, una mesa de libros de variados autores para seleccionar
cuáles son de María Elena Walsh. Para esta situación, el docente confecciona
un cartel visible para todos en el salón con los nombres y el apellido de la
autora en imprenta mayúscula y carteles más pequeños con la misma
información (individual o por parejas).

Comentar la información que puede encontrarse en la tapa de un libro: título,
nombres y apellido del autor y del ilustrador, nombre de la editorial,
ilustración. El propósito es que los chicos conozcan el tipo de información
entre la cual tienen que identificar el nombre de la autora en cuestión.

Proponer a los alumnos que en parejas identifiquen los libros de María Elena
Walsh. La docente recorre las mesas de trabajo y pregunta: “¿Cómo se dieron
cuenta que allí dice...?”, “¿En qué ese fijaron?”.

Listar en un afiche varias obras de María Elena Walsh entre las cuales figuran
los libros de canciones.

Presentar cada libro identificado por los alumnos, leyendo su título,
mostrando su interior y leyendo algunos fragmentos para que los niños
piensen si se trata o no de canciones y por qué.

Explorar variedad de portadas de cassettes y cds. Buscar una determinada
canción en el índice. Leerla o cantarla. Si no tuvieran a disposición se podrá
elegir algún índice de libro o bien tapas de CD o cassette y localizar
información allí. Por ejemplo, para “Canción de la Vacuna" el docente podría
proponer estos planteos:

“¿Cuántas veces dice brujito?¿Dónde dice bru y dónde brujito?
¿Dice vacuna? ¿dónde? ¿hay partes que se repiten? ¿cuáles y
cuántas veces? ¿está escrito el nombre del autor? ¿Dónde? ¿Quién
es?”

Armar el cancionero:

Para elaborar el cancionero, libro que reúne las canciones conocidas y seleccionadas
por el grupo, se proponen estas situaciones:

Seleccionar con los alumnos las canciones que formarán parte del cancionero.

Volver a los cancioneros: reencontrarse nuevamente con estos textos ayudará
a pensar en el propio. El maestro reparte algunos y les solicita que se fijen
dónde pueden encontrar más fácilmente la lista de las canciones..., si en
algún lugar están los nombres de los autores..., si les llama la atención como
está distribuido el texto en la hoja... y que escriban esos datos para tenerlos
en cuenta al armar el de ellos. Se ofrece un espacio para intercambiar lo que
encuentran. Seguramente los niños harán referencia al índice para ordenar las
canciones, se reflexionará sobre formas de ordenarlas, por ejemplo siguiendo
el criterio alfabético, por autor o por tipo de canción. Esto se discutirá con el
grupo de acuerdo al número y tipo de canciones seleccionadas en cada caso.
Entre todos eligen el título de la producción compartida.

Escribir y revisar entre todos por dictado a la docente un prólogo para la
antología comentando el proceso de realización del texto.

Confeccionar el cancionero: se discute las partes que componen el cancionero
(tapa, contratapa, índice, carátulas...). Se distribuyen tareas para aquellas
actividades que se hayan hecho de forma colectiva, por ejemplo, un grupo de
niños copia diferentes versos de una canción seleccionada, entre todos
elaboran el índice. Cada niño va buscando sus trabajos realizados, les va
dando un orden, revisa lo que ha escrito, numera las páginas de acuerdo al
índice... el maestro coordina el proceso de armado hasta alcanzar el producto
final.



Versión hasta 2008 –sujeta a revisión*
*Equipo de Lengua (2007-2008): María Elena Cuter (coord.), Cinthia Kuperman, Diana Grunfeld, Laura
Bongiovanni, Claudia Petrone, Jimena Dib.
Proyecto Escuelas del Bicentenario
Confección de un cancionero (1er. año)



Para reflexionar con los maestros y los capacitadores


· ¿Por qué este proyecto podría ayudar a los niños a avanzar en la lectura y la
escritura?
· ¿Qué potencialidad tienen las consignas del tipo: ¿cuál es cuál? y ¿dónde
dice…?
· En las situaciones de lectura, por ejemplo “Que llueva, que llueva”, ¿qué
intervenciones del docente y respuestas de los niños se pueden prever?
· A medida que se desarrolla el proyecto, registrar aquellas modificaciones que
van ocurriendo.




Bibliografía:


GCBA (2004). Diseño curricular. Primer Ciclo. Prácticas del Lenguaje (2004). Dirección de
Currícula, Dirección General de Planeamiento, Ministerio de Educación.
GCBA (1996). Documento de Actualización Curricular Nº 2. Lengua (1996) Dirección de
Currícula, Dirección General de Planeamiento, Secretaría de Educación. Apartado: “La
práctica de la Lectura y adquisición del sistema notacional” y “La práctica de la Escritura y
adquisición del sistema notacional”.
Nemirovsky, M. (1999) Sobre la enseñanza del Lenguaje Escrito… y temas aledaños. Paidós.
Castedo, M.; C. Molinari; M. Torres y A. Siro (2001). Propuestas para el aula – Material para
docentes – Lengua – EGB” Primer ciclo. Actividad Nº 2 “Lectura de un texto que se sabe de
memoria”. Programa Nacional de Innovaciones Educativas – Ministerio de Educación de la
Nación.
Castedo, M. “¿Dónde dice?”, En M. Castedo, C. Molinari y A. Siro (1999). Enseñar y aprender a
Leer. Jardín de Infantes y Primer ciclo de la Educación Básica. Buenos Aires, Novedades
educativas.




Libros Seleccionados:


Walsh, M.E. “El Reino del Revés”. Ed. Alfaguara3.
Walsh, M.E. “Canciones para Mirar”. Ed. Alfaguara.
3 Circulan diversas ediciones de los libros de María Elena Walsh. En 2005-2006, LA NACIÓN —en
conjunto con Alfaguara— sacó a la venta en los kioscos de diarios una edición económica de
sus obras.


Para más información visitar este enlace: http://www.ebicentenario.org.ar/documentos/mat_lengua/Cancionero.pdf