Hay un tiempo nuevo que empieza
y yo sé que te va a sorprender,
navegando por mares de letras
mil países podrás conocer.
Laberintos de colores
que te lleven a soñar,
aprendiendo y creciendo juntos,
cosas nuevas descubrirás.
Será tan bella esta aventura de crecer,
un largo camino por recorrer.
Dame la mano y al caminar
seremos uno, pura amistad.
No tengas miedo vámonos ya,
que el sol ya sale y no se deja esperar.


"Laberintos de colores" de Andrea Mosconi.

Seguidores

lunes, 9 de enero de 2012

HOMENAJE A MARÍA ELENA WALSH...








Su escritura fue acaso una de las más importantes a la hora de enseñarnos que la poesía baraja y da de nuevo, que la música de las palabras es también el sentido de las palabras, que un verso puede ser puente entre nosotros y lo que fuimos, es decir entre nosotros y el niño, es decir entre nosotros y la posibilidad. 
¿María Elena Walsh escribió para niños..? Posiblemente.
Pero es más seguro decir que escribió desde la niñez y a través de la niñez Nuestra poeta se insertó en una vasta tradición literaria que, desprestigió el sentido común.
María Elena Walsh escribió cada verso para deshacer un límite. Desanduvo la sintaxis para desandar los prejuicios, desarmó la semántica para llegar al hueso del sentido, fusionó retóricas para hablar de las cosas más importantes.
Disparate, paradoja, “improcedencia lógica”, fueron en su obra filosofía y forma de resistencia.
De ella me gustaría decir que nos legó la dicha de pronunciar. Creo que es posible leer su poesía solo para deleitarse en la pronunciación, en el puro sonido.
Difícil pensar en algo más parecido a la música...
Uno de febrero de 1930, nació.
Vivió.
Y un día, diez de enero de 2011, sonó el “tam” de la muerte.
Lo supimos y la primera sensación fue el espacio vacío.
Como sucede ante todas las muertes dolorosas, el suelo se aleja y el cielo se cae.
Aquí estaba y no está.
Aquí cantaba, aquí creaba y nosotros podíamos esperar nuevas canciones.
Ahora ya no está, ya no canta. Pero igual   Quienes tanto la quisimos y la leímos tanto la recordamos. Y ese es el primer paso.
Pero cuando el niño o la niña que aún no nacieron, o lo que es igual, cuando el hombre y la mujer que aún no nacieron escuchen acerca de la vaca, de Osías, de orquestas de señoritas y cigarras no van a recordarla, van a conocerla.
Y entonces va a ser de nuevo uno de febrero de 1930.
Como la indispensable maestra que fue, sigue enseñándonos. 


Liliana Bodoc.  05/05/2011
EN LA 37.ª FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE BUENOS AIRES.










“Quiero tiempo pero tiempo no apurado
… tiempo de jugar, que es el mejor. Por favor, me lo da suelto y no enjaulado adentro de un despertador.”
 
(María Elena Walsh, “Marcha de Osías”). 
El mensaje eterno de María Elena Walsh para todos quienes la disfrutaron en la infancia, y que ahora la comparten con sus hijos. Lo que nunca debe faltar es la hora de jugar, de compartir y de crear.
Y para finalizar este pequeño y humilde homenaje a este prócer cultural,creadora de las obras infantiles más reconocidas y recordadas por grandes y chicos... Ante una pregunta -entre otras tantas- del periodista Patricio Lennard de Página 12, allá por el 2 de Noviembre de 2008:

¿Y cómo te gustaría que te recordaran?

“Como alguien que quería dar alegría a los demás, 
aunque no le saliera siempre”.


 
 
 
¡¡¡Gracias por regalarnos una infancia feliz!!!






Tal vez te interese...